*

Internacionales

Portada  |  08 abril 2021

Músico apareció descuartizado tras denunciar a un narco por matar a su gato

Empezó el juicio contra cuatro personas en Londres.

Un músico fue asesinado a puñaladas y descuartizado luego de denunciar a un narco por la muerte de su gato, señalaron los fiscales durante el juicio en el Tribunal Penal Central de Inglaterra y Gales.

Se trata del trompetista de jazz William Algar Barnes, de 53 años, cuyos restos fueron encontrados en un edredón manchado de sangre el 3 de enero de 2020 en una reserva natural.

Los fiscales aseguraron que antes de eso el músico había confrontado a un joven de 19 años -sospechado tráficante de drogas, cuya identidad no se reveló-, a quien acusaba de matar a su gato.

El cadáver del felino no fue encontrado por las autoridades.

Según un testigo que declaró en la audiencia, el joven junto a un cómplice se sintieron "tratado como inferior" y que el trompetista "les había faltado el respeto", por lo que decidieron matar al gato.

Por el crimen y por encubrimiento están juzgando además a otros tres hombres: Zimele Dube (33 años), Simon Emmons (40) y Janayo Lucima (18).

Philip Ross, testigo de la acusación, declaro que el principal sospechoso, de 19 años, le confesó haber acuchillado al músico, según el Daily Mail.

"Él dijo que sacó un cuchillo [...] y que fue 'o él o yo'", afirmó el fiscal Crispin Aylett, citando al testigo.

"Le dijo a Ross que había arrastrado el cuerpo de Blaise al baño y luego lo puso en la bañera", añadió.

Según Ross, el joven le reveló que no pudo deshacerse del cuerpo porque estaba "solo" en el apartamento y entonces volvió a casa del trompetista junto con Emmons, que supuestamente descuartizó el cadáver, dejando la cabeza y el torso unidos y envueltos en un edredón, pero con las extremidades cortadas, que fueron encontradas más tarde en la reserva natural Hounslow Heath.

Además, confirmó el testigo, el acusado le comunicó que el músico también estuvo involucrado en el suministro de drogas, pero en un nivel más alto en la cadena que él, según RT.

Detalló que el joven solía ir a su departamento para lo que él llamaba una "recarga" y que hubo una discusión con el trompetista antes de su asesinato.

Anteriormente, el fiscal también reveló que Algar, que tenía problemas de salud mental y consumió drogas de clase A durante varios años, había comenzado a vender heroína y cocaína.

Comentarios