*

Informes especiales

Portada  |  20 mayo 2020

Las consecuencias de las actividades mediadas por la tecnología

La pandemia modificó las prácticas laborales incorporando la tecnología en muchas actividades, así empiezan a aparecer consecuencias como el cansancio extremo, el estrés y la ansiedad. ¿Por qué sucede esto?

Algunas de las posibles causas, entre varias, de estos síntomas según el psicólogo Diego Tachella, es el reducido campo perceptual, esto es cuando durante una videollamada nos vemos obligados a mantener la atención sobre la otra persona con un campo limitado de movimiento en que no podemos ejercer parte de nuestra comunicación no verbal con todo nuestro cuerpo.

Sumando a las muchas actividades que realizamos hoy en día a través de una pantalla, se le añade gran parte de nuestro día al teletrabajo.

El teletrabajo ofrece a primera vista muchas ventajas, como ganar tiempo y dinero en transportes o una vida familiar más equilibrada. Incluso se ha considerado un "fenómeno al alza" tras la publicación este miércoles de un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que no obstante ha indicado que su implementación al mismo tiempo, borra la frontera entre el trabajo y la vida personal.

El nuevo informe Working anytime, anywhere: The effects on the world of work (Trabajar en cualquier momento y en cualquier lugar: consecuencias en el ámbito laboral) sintetiza una investigación realizada por ambas organizaciones en 15 países, incluyendo a diez países de la Unión Europea (Alemania, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Hungría, Italia, los Países Bajos, Suecia y el Reino Unido) así como Argentina, Brasil, Estados Unidos, India y Japón. El estudio identifica diversos tipos de empleados que usan las nuevas tecnologías para trabajar fuera de los locales de la empresa, como los teletrabajadores que trabajan regularmente en su casa, trabajadores que ocasionalmente realizan teletrabajo, el trabajo móvil (T/TICM)

El informe señala un número positivo de efectos del trabajo T/TICM, entre ellos una mayor autonomía sobre el horario de trabajo que permite organizar la jornada laboral con más flexibilidad, un menor tiempo de desplazamiento al lugar de trabajo que mejora el equilibrio entre la vida laboral y personal, y una mayor productividad. También identifica diversas desventajas como la tendencia a trabajar más horas, y una superposición entre el trabajo remunerado y la vida personal, lo cual puede generar niveles de estrés más altos. El informe establece una distinción clara entre los teletrabajadores que trabajan en su casa – quienes parecen conciliar mejor la vida laboral y personal – y los trabajadores ‘muy móviles’ quienes están más expuestos a efectos negativos sobre su salud y bienestar.

“Este informe muestra que el uso de las tecnologías de la comunicación modernas contribuye a conciliar mejor la vida profesional y personal pero, al mismo tiempo, también confunde los límites entre el trabajo y la vida personal, en función del lugar de trabajo y las características de las diferentes ocupaciones,” declaró Jon Messenger de la OIT, coautor del informe.

Sin embargo, la otra cara del teletrabajo es más inquietante. El informe ha destacado la tendencia "a inducir una prolongación de la jornada laboral", así como "a crear una superposición entre el trabajo remunerado y la vida privada". Y todo esto conllevaría "una intensificación" del empleo. "El 41% de los empleados muy móviles dan muestra de niveles altos de estrés, comparados con el 25% de quienes trabajan en la oficina a tiempo completo", ha resaltado la OIT.

Además, el 42% de los teletrabajadores a tiempo completo y el mismo porcentaje de los muy móviles han admitido que se despiertan "varias veces" por la noche, mientras que esto solo le ocurre al 29% de los empleados de oficina. Jon Messenger, coautor del informe, ha insistido en las ventajas del teletrabajo a tiempo parcial para mantener mejor el contacto con otros compañeros.

Comentarios