*

Informes especiales

Portada  |  13 febrero 2020

Contratado por un día: Roberto Funes Ugarte fabrica papel higiénico

Lo inventaron los chinos en siglo II AC. Y hoy lo usa todo el mundo. Con perfume, absorbente, en colores, en rollo o en toallitas, el papel higiénico es un objeto que no falta en ningún hogar. Pero casi nadie sabe cómo es el complejo y sacrificado proceso para fabricarlo. Por eso esta vez Roberto Funes Ugarte intenta mostrar cómo es trabajar fabricando ese elemento que jamás falta en ninguna casa.

Texto: Pablo Martin Kuperszmit

Y para descubrirlo, en una nueva entrega de Contratado por un día, Roberto Funes Ugarte se sumó a la plantilla de obreros de Rosato, en Berazategui, una de las 10 grandes fábricas de papel higiénico que hay en el país.

Su producción se encuadra dentro de la técnica empleada para fabricar el 55% del papel higiénico del país: en base a papel reciclado, que es de inferior calidad, pero más económico y menos contaminante.

Para eso el primer paso es la compra de la materia prima. Desde humildes cartoneros hasta imponentes camiones de grandes acopiadores, todas las mañanas se acercan a la fábrica para vender papel de oficinas, libros o diarios. La única condición es que esté limpio y seco.

Acopiado en bolsones de 300 kilos, el papel es arrojado a la “pulpera”, una especie de licuadora gigante que lo mezcla con agua recuperada hasta transformarlo en una pulpa gris y espesa.

Es pulpa después pasa por varios filtros para extraer restos de plástico y tinta, y sigue su camino hacia una tela especial, donde una máquina que la seca con vapor hasta convertirla en una lámina de papel.

Enrollada en grandes bobinas, la lámina pasa al último eslabón de la cadena: el sector de fraccionamiento, donde una guillotina la corta para dejar listo el tradicional rollo de papel higiénico.

De acuerdo con las estadísticas, cada argentino consume, en promedio, 28 rollos de papel higiénico al año, lo que está dentro de la media mundial -8 kilos- pero muy por debajo de los 22 kilos del país que encabeza el ranking: Estados Unidos.

Los obreros que fabrican el papel higiénico están nucleados dentro del Sindicato Unido de Obreros del Papel y el Cartón y trabajan 48 horas semanales a cambio de un sueldo promedio de 40 mil pesos.

Es un trabajo arduo y duro. Exige fuerza y mucha resistencia. No tiene nada de la suavidad del papel. Por el contrario, raspa. Y mucho.

Mirá también:

- Contratado por un día: Roberto Funes Ugarte se anima a trabajar con el hielo

- Contratado por un día: Roberto Funes Ugarte se prueba como "pocero"

- Contratado por un día: Roberto Funes Ugarte prueba ser pintor en altura

Comentarios