*

Espectáculos

Portada  |  13 mayo 2019

La historia de la madre que lucha por su hijo con Asperger en "¿Quién quiere ser millonario?"

Viviana Cazaubon emocionó a todos al contar todas las batallas que tuvo que sortear. "Ellos pueden no conectar emocionalmente con vos, pero las personas con Asperger son sabias".

La historia de Viviana Cazaubon conmovió a todos durante su participación en el programa “¿Quién quiere ser millonario?”, al contar su lucha por su hijo Augusto, quien fue diagnosticado con Síndrome de Asperger, sufrió bullying en el colegio y hoy con 17 años sueña con iniciarse en el mundo del dibujo animé.

“Estoy por mi hijo acá, tengo un nene con Asperger, estoy sin trabajo y para mí es muy importante este dinero, para cumplir el sueño de mi hijo”, contó entre lágrimas Viviana, quien hace cuatro meses está sin trabajo. Su hijo fue diagnosticado de Asperger cuando tenía 12 años y desde ese momento empezó una batalla que sigue intacta.

“Augusto tiene 17 años, no tuvo la oportunidad de tener escolaridad, lo dejaron fuera del sistema, porque no se conocía el Asperger en argentina”, relató la concursante. Y agregó: “Él es escritor, es muy inteligente, pero no tuvo las mismas oportunidades que los demás chicos”.

Insert de Video

Según contó, en el colegio a su hijo lo trataban de “psicótico” y a ella de “simbiótica”. “No había un diagnóstico definido, Augusto sufrió bullying. Era un chico muy especial”, sostuvo. 

“Vive encerrado en un cuarto, vive para sus dibujos y escribe muy bien, como un guionista”, dijo emocionada Viviana, que busca ayudar a su hijo a cumplir sus sueños: iniciarse en el mundo del manga, es decir, del dibujo animé. “Por él estoy acá, porque quiere estudiar japonés, francés, viajar a Londres y ser un gran mangaca”.

TAMBIÉN PODÉS VER: El emotivo triunfo del mecánico desocupado en "¿Quién quiere ser millonario?"

Al hablar del síndrome, un tipo de autismo que afecta la comunicación y las habilidades sociales, Viviana explicó: “El Asperger es el día a día, ellos entienden literal lo que decís. El primer diagnóstico fue psicosis, caí desplomada del impacto. En ese momento trabajaba como visitadora médica de veterinarias”.

Sin embargo, nunca bajó los brazos y hoy además de apoyar el sueño de su hijo quiere lograr que el Síndrome de Asperger sea conocido en todo el país para “poder ayudar a todos los Augustos" que como su hijo necesitan del amor y de ayuda de la sociedad para desarrollarse y tener las mismas oportunidades que todos.

Ya sobre el final del programa, no quiso arriesgarse y se llevó 300 mil pesos, con los que -aseguró- hará muy feliz a su hijo. Pero antes dejó una reflexión: "Espero que sean humanos y se pongan en el lugar del otro. Porque el Asperger es un gran mediador, ellos pueden no conectar emocionalmente con vos, pero son muy racionales. Las personas con Asperger son sabias. Y a las familias que tienen alguien con ese síndrome, escúchenlos y conténgalos".

Comentarios