*

Córdoba

Portada  |  24 junio 2020

La extensión de la cuarentena pone al borde del cierre a casi la mitad de los hoteles

La encuesta de la Federación Hotelera y Gastronómica revela que el 49,2 por ciento de los empresarios se verá en “situación de cierre definitivo en uno a tres meses”. En Córdoba, también  piden declarar la emergencia del sector para reducir costos impositivos y operativos, porque la ocupación prevista después de la pandemia tampoco asegura la continuidad de muchos emprendimientos.

La pandemia y la cuarentena que lleva casi 100 días de paralización total en el sector hotelero - y parcial en el gastronómico-, pone a casi la mitad de los emprendimientos al borde del cierre definitivo en el próximo trimestre, según el relevamiento de la Federación Hotelera y Gastronómica de la República Argentina (Fehgra).

La entidad agrupa a pymes hoteleras y en su relevamiento detectó que “el 65 por ciento de los empresarios hoteleros no podrá continuar su actividad si se mantiene el aislamiento” y, dentro de ese grupo, una mayoría “equivalente al 49,2 por ciento del total relevado”, deberá “cerrar definitivamente en un plazo de entre uno y tres meses”.

Una situación similar relevó la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Argentina (Ahtra), que nuclea establecimientos de cuatro y cinco estrellas. En este caso, el porcentaje de empresas que no podrán continuar “alcanza al 40 por ciento de los afiliados consultados”.

Ambas entidades piden que se declare la emergencia del sector debido a que siguen vigentes las cargas impositivas y de servicios con valores propios de cuando la actividad turística era normal.

“La hotelería y la gastronomía han estado bancando a los establecimientos y los empleados como si estuvieran funcionando y el único aporte genuino fue el del Estado, a partir de abril, para poder pagar sueldos ", manifestó el coordinador de Fehgra en Córdoba, Alejandro Moroni.

El empresario hotelero explicó que un hotel de 50 habitaciones necesita facturar cerca de tres millones de pesos mensuales para poder funcionar y pagar sueldos y detalló que la mayoría de los emprendedores tiene como aguantar dos o tres meses, pero no mucho más.

“Los costos de los servicios e impuestos siguen como si todo estuviera en funcionamiento, mientras vamos acumulando deudas tributarias y también con los proveedores, dijo Moroni.

Comentarios