*

Córdoba

Portada  |  03 mayo 2021

Habló la esposa del guardia asesinado en barrio José Hernández: "No puedo creer que estaba y hará media hora que lo terminamos de enterrar"

Habló la esposa de Walter, el guardia de seguridad asesinado el sábado por la noche en barrio José Hernández: "No puedo creer que ahora estaba, en dos minutos lo tengo en frente convulsionando y hará media hora que lo terminamos de enterrar".

Un hombre de 40 años, padre de 3 hijos de 15, 8 y 3 años, fue asesinado el sábado por la noche en medio de un robo en barrio José Hernández.

Walter, regresaba de la casa de sus suegros junto a su esposa, luego de compartir un día en familia para festejar el día del trabajador. Era guardia de seguridad. Siempre utilizaban el mismo camino para volver a su hogar, pero el sábado Walter decidió cambiar el recorrido, para mostrarle a su esposa la casa que le hubiese deseado que construyeran juntos, ya que estaban emprendiendo ese proyecto familiar.

Carolina, la esposa que viajaba esa noche junto a él en el momento en el que le disparan y cae muerto, habló en exclusiva con Telefe Noticias y dijo: "fue todo muy imprevisto, muy rápido. Se nos aparecieron estas personas de golpe y Walter embistió a uno porque a él lo vienen a apuntar, cuando embiste al segundo, directamente se gira y le gatilló literalmente en la cabeza".

En estado de shock, continuó relatando: "Fue la hora exacta, en el momento equivocado. Ellos estaban robándole al delivery cuando nosotros pasamos. Entonces se vinieron contra nosotros. Cuando pasó lo que nos hicieron a nosotros, salió la señora de la rotisería. Se fueron contra lo de la rotisería y a ella también la disparan".

En el momento de la tragedia, Carolina recuerda: "Yo me desestabilizo en la moto y medio que me caigo y me agacho y le da el impacto a él. Sino hubiera sido yo la que lo hubiese recibido al impacto". 

Por otra parte, desmintió completamente que se haya podido tratar de un accidente: "No hubo ninguna bala perdida. No existe ninguna bala perdida. Fue directamente a quemarropa y por la espalda. Así fue".

Finalmente, con profundo dolor, dijo: "No puedo creer que ahora estaba, en dos minutos lo tengo en frente convulsionando y hará media hora que lo terminamos de enterrar".

Comentarios