*

Columnistas

Portada  |  16 marzo 2020

Coronavirus: Cómo prevenir el contagio y reducir el impacto del virus

El infectólogo Juan Pablo Caeiro analiza lo oportuno de las medidas de salud pública adoptadas por el Gobierno Nacional y las maneras en que, individualmente, podemos contribuir a mitigar los efectos del CORVID-19 en Argentina.

Las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional son, “sin lugar a dudas”, apropiadas para minimizar los daños que puede provocar una pandemia de las dimensiones del coronavirus. Así lo asegura el infectólogo Juan Pablo Caeiro (MP: 21161), haciendo referencia a las disposiciones que suspenden el dictado de clases hasta el 31 de marzo, el cierre de las fronteras terrestres y la licencia laboral para ciudadanos en grupos de riesgo. 

“Eventualmente, vamos a saber cuántas de estas medidas han sido útiles”, dijo el infectólogo, “Los europeos tomaron medidas más leves y no les ha ido tan bien: les ha ido muy mal”.

La toma de medidas agresivas para contener el contagio de la enfermedad tiene como objetivo el de minimizar el número de muertes provocados por el coronavirus. El modelo imita el caso de países del sudeste asiático como Corea del Sur, Singapur o Tailandia, lugares en donde el índice de mortalidad ha sido menor gracias a “la solidaridad de la sociedad con personas en grupos de riesgo”.

Efectivamente, no todas las personas que se contagian de coronavirus tienen riesgo de muerte, sino sólo aquellas que tienen comorbilidades (es decir, enfermedades previas como afecciones respiratorias o diabetes que pueden agravar el cuadro de coronavirus) o más de 65 años.

Por este motivo, la percepción del riesgo de la enfermedad es mayor al riesgo real que plantea el coronavirus. Tanto lo novedoso del virus como las agresivas medidas que se están tomando para contenerlo, pueden provocar histeria entre miembros de la sociedad, cuando en realidad, “tenemos que ser sensatos para no crear pánico y ser proactivos en las medidas de control” para ayudar a prevenir que quienes están en riesgo contraigan la enfermedad.

En cuanto a la existencia de una vacuna contra el coronavirus “yo no tendría esperanza de que salga en los próximos 12 o 15 meses”, aseguró Caeiro, considerando que cualquier vacuna que haya sido debidamente investigada y testeada demora alrededor de 18 meses en producirse.

Comentarios